Disolución por mutuo acuerdo: su validez a la luz de un reciente fallo que interpreta correctamente la cuestión

Sea a iniciativa de la empresa o del trabajador, es común que las partes del contrato de trabajo busquen en muchas ocasiones ponerle fin sin llegar a un conflicto, y que dicha finalización se formalice mediante escritura pública como una disolución por mutuo acuerdo (Ley de Contrato de Trabajo, artículo 241), acompañada usualmente con una gratificación por cese de la relación. Mientras no existan vicios de la voluntad del trabajador en terminar el contrato de trabajo de esa forma, dichos acuerdos son válidos como correctamente lo ha interpretado un reciente pronunciamiento.

En el caso que luego citaremos, el trabajador otorgó mediante escritura pública una disolución por mutuo acuerdo y cobró una gratificación por cese de la relación. Luego impugnó la validez de la misma argumentando que se trató de un despido encubierto y que se lo había forzado a otorgar ese acto accediendo a hacerlo por temor, su edad, sus condiciones de salud y las del mercado laboral.

La Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, en los autos Palavecino, Juan Alberto c. JBS Argentina S.A. s/despido, con fecha 8 de marzo de 2017, resolvió que:

La falta de prueba respecto a que el trabajador firmó el acuerdo de desvinculación —art. 241 de la Ley de Contrato de Trabajo— con su voluntad viciada por violencia o intimidación, conlleva al rechazo del planteo de nulidad del acuerdo, toda vez que no se acreditó que la cooperación efectuada en la firma del acuerdo mutuo o renuncia negociada hubiera sido forzada o abusiva (La Ley AR/JUR/2687/2017).

La doctrina judicial sentada por el pronunciamiento es la interpretación que debe darse a la cuestión: los acuerdos de disolución de la relación de trabajo formalizados por escritura pública son actos jurídicos perfectamente válidos y solo podrán ser invalidados en los supuestos en se pruebe la existencia de vicios en la voluntad del trabajador por los cuales, sea por error, violencia o estado de necesidad, el empleado haya consentido la terminación de su relación de trabajo.

Por lo explicado, la extinción de la relación de trabajo realizada por mutuo acuerdo formalizado en escritura pública es válida y no hará nacer crédito alguno a favor del trabajador como consecuencia de esa forma de extinción, salvo por supuesto el derecho a cobrar la gratificación por cese que se haya pactado en dicho acuerdo.

Cuestión distinta son los eventuales créditos que el trabajador haya devengado durante la vigencia de la relación de trabajo, sea por salarios o diferencias salariales impagas o por daños en su salud por enfermedades o accidentes sufridos por el hecho o en ocasión del trabajo. Estos créditos no se extinguen por la disolución de la relación por muto acuerdo, sino que, dentro del plazo de dos años de prescripción de la acción, pueden ser reclamados por el empleado. Ahí es crucial que el acuerdo de disolución de la relación haya sido correctamente redactado para al menos poder compensar hasta su importe la gratificación por cese de la relación que se haya otorgado al trabajador, tema que tratamos en nuestro post: Gratificación laboral: ¿puede compensarse con futuros reclamos del trabajador? (http://cspabogados.com.ar/gratificacion-laboral/).

Para información adicional sobre éstas o cualesquiera otras cuestiones relacionadas con temas legales relativos a las empresas, por favor, suscríbase a nuestro Blog Legal o contáctenos a su conveniencia.

Mario Eduardo Castro Sammartino

Nuestras publicaciones expresan exclusivamente la opinión de su autor y no constituyen consejo ni opinión legal sobre caso alguno. De necesitarlo debe consultar con su abogado de confianza o puede contactarnos a su conveniencia. Si le ha gustado el artículo, por favor, compártalo.

Artículos recientes en el Blog Legal

Trabajadores fuera de convenio: su nivel salarial en relación al resto de los empleados

Los trabajadores fuera de convenio no se benefician de la negociación colectiva salarial que emprenden los sindicatos que encuadran al resto del personal de la empresa. Deben negociar así individualmente su remuneración, lo cual no significa que su nivel salarial no deba guardar cierta relación con los salarios de los empleados encuadrados en alguno de los convenios colectivos de trabajo de aplicación.

leer más

Convenios de socios: el mando de la sociedad, el bloqueo de las participaciones sociales y otras funciones

Los convenios de socios (conocidos también como contratos parasociales, acuerdos de accionistas, sindicación de acciones, sindicato de accionistas, entre algunas de las definiciones que suele dárseles) son verdaderos contratos celebrados entre algunos o todos los socios de una sociedad y que sientan, de manera mucho más amplia que los estrechos y rígidos contratos sociales o estatutos, el entendimiento sobre las condiciones, sustentabilidad y perdurabilidad del negocio.

leer más

Derechos de los accionistas minoritarios en la Argentina: la necesidad de métodos de prevención y resolución de conflictos

Derechos de los accionistas minoritarios en la Argentina: la necesidad de métodos de prevención y resolución de conflictos
En la asociación para la realización de negocios, siempre deberán considerarse los derechos que la Ley General de Sociedades Nº 19.550 (o LGS) concede a los accionistas o socios minoritarios – muchos de los cuales sin requerir una tenencia mínima de participaciones sociales –

leer más
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page