Objeto social – flexibilización de las Normas de la Inspección General de Justicia

El objeto social tiene por finalidad delimitar la capacidad para actuar de las sociedades y, en consecuencia, a dicho objeto social deben sujetarse sus administradores, quienes, como principio general, solo obligan a las sociedades por todos aquellos actos que no sean notoriamente extraños al objeto social (Ley General de Sociedades Nº 19.550, artículo 58, la LGS).

En consonancia con la norma general del Código Civil y Comercial de la Nación (el CCCN), aplicable a todas las personas jurídicas (artículo 156), la LGS establece, en su artículo 11, inciso 3, que el objeto social debe ser preciso y determinado. No prohíbe que una sociedad pueda tener más de un objeto. No obstante, el objeto social, su definición y la posibilidad de incluir más de un objeto social en los contratos y estatutos sociales ha sufrido distintas interpretaciones por las autoridades a cargo de la Inspección General de Justicia (la IGJ). .

La IGJ ha tenido, desde el 2003 en adelante, un criterio restrictivo en la interpretación de la definición del objeto social, observando aquellos contratos sociales y estatutos dónde se estableciese o pudiese entender que la sociedad tendría más de un objeto social, lo cual obligaba en la práctica a constituir una sociedad para cada diferente actividad empresaria, incrementando los costos de transacción del hacer negocios.

Este criterio acaba de ser flexibilizado con el dictado de la Resolución General Número 8/2016, que modifica el artículo 67 de las llamadas Normas de la IGJ (Resolución General Número 7/2015, las Norma).

En su actual redacción las Normas establecen:

“Objeto Social.

Artículo 67.- El objeto social debe ser expuesto en forma precisa y determinada mediante la descripción concreta y específica de las actividades que contribuirán a su consecución, y que la entidad efectivamente se propone realizar”.

Del CCCN, LGS y Normas, la exigencia legal sobre el objeto social es solo que sea preciso y determinado, pero ninguna disposición impide que sea plural, salvo que así sea requerido por alguna legislación especial regulatoria de cierta actividad.

La exigencia de la precisión y determinación del objeto social lleva sí a que el mismo no pueda ser definido de manera general (como, por ejemplo, lo sería si solo se dijera que la sociedad puede realizar actividades comerciales, industriales, de servicios, etc.), ni tampoco de forma indeterminada. En la definición del objeto social pueden incluirse una o más actividades principales, conexas o no, y una multiplicidad también de actividades secundarias complementarias de las mismas.

La sociedad tiene plena capacidad para el cumplimiento de su objeto social, por lo que no es necesario enumerar los actos jurídicos que puede realizar; por el contrario, la sociedad no tiene restricción alguna para celebrar todos los actos jurídicos que hagan al cumplimiento de su objeto social.

En conclusión: en el ámbito de la jurisdicción nacional a cargo de la IGJ, el Registro Público no podrá en lo sucesivo observar nuevas sociedades cuyo social sea múltiple, ni reformas de contratos y estatutos sociales que establezcan el objeto social de manera plural.

Mario Eduardo Castro Sammartino

Nuestras publicaciones expresan exclusivamente la opinión de su autor y no constituyen consejo ni opinión legal sobre caso alguno. De necesitarlo debe consultar con su abogado de confianza o puede contactarnos a su conveniencia. Si le ha gustado, por favor, compártalo.

 

Artículos recientes en el Blog Legal

Convenios de socios: el mando de la sociedad, el bloqueo de las participaciones sociales y otras funciones

Los convenios de socios (conocidos también como contratos parasociales, acuerdos de accionistas, sindicación de acciones, sindicato de accionistas, entre algunas de las definiciones que suele dárseles) son verdaderos contratos celebrados entre algunos o todos los socios de una sociedad y que sientan, de manera mucho más amplia que los estrechos y rígidos contratos sociales o estatutos, el entendimiento sobre las condiciones, sustentabilidad y perdurabilidad del negocio.

leer más

Derechos de los accionistas minoritarios en la Argentina: la necesidad de métodos de prevención y resolución de conflictos

Derechos de los accionistas minoritarios en la Argentina: la necesidad de métodos de prevención y resolución de conflictos
En la asociación para la realización de negocios, siempre deberán considerarse los derechos que la Ley General de Sociedades Nº 19.550 (o LGS) concede a los accionistas o socios minoritarios – muchos de los cuales sin requerir una tenencia mínima de participaciones sociales –

leer más

La empresa familiar en Argentina. El protocolo de familia, los pactos de herencia, la sucesión y otras cuestiones legales

La empresa familiar en Argentina, como en el resto del mundo, ocupa un lugar preponderante en la sociedad y en la economía. La sensibilidad de los vínculos entre las personas que las integran, como las distintas vicisitudes que acontecen a sus miembros (matrimonios, nacimientos, divorcios, fallecimientos, incapacidades, etc.), hacen que las empresas familiares se encuentren más comprometidas que aquellas que solo se basan en una acumulación de capitales. Es por ello que un adecuado diseño jurídico de muchas de las cuestiones de la empresas familiares es vital para el mantenimiento de su valor y su transmisión.

leer más

Donaciones como anticipo de herencia: la pérdida del valor del bien por las disposiciones del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación

Las donaciones como anticipo de herencia han sido una practica común para evitar el proceso sucesorio del donante propietario de los bienes, sobre todo en relación a inmuebles.
Sin embargo, las modificaciones introducidas por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (el CCCN) han provocado que los bienes donados queden virtualmente fuera del comercio por un plazo de diez años como seguidamente se explicará.

leer más
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page