Objeto social – flexibilización de las Normas de la Inspección General de Justicia

El objeto social tiene por finalidad delimitar la capacidad para actuar de las sociedades y, en consecuencia, a dicho objeto social deben sujetarse sus administradores, quienes, como principio general, solo obligan a las sociedades por todos aquellos actos que no sean notoriamente extraños al objeto social (Ley General de Sociedades Nº 19.550, artículo 58, la LGS).

En consonancia con la norma general del Código Civil y Comercial de la Nación (el CCCN), aplicable a todas las personas jurídicas (artículo 156), la LGS establece, en su artículo 11, inciso 3, que el objeto social debe ser preciso y determinado. No prohíbe que una sociedad pueda tener más de un objeto. No obstante, el objeto social, su definición y la posibilidad de incluir más de un objeto social en los contratos y estatutos sociales ha sufrido distintas interpretaciones por las autoridades a cargo de la Inspección General de Justicia (la IGJ). .

La IGJ ha tenido, desde el 2003 en adelante, un criterio restrictivo en la interpretación de la definición del objeto social, observando aquellos contratos sociales y estatutos dónde se estableciese o pudiese entender que la sociedad tendría más de un objeto social, lo cual obligaba en la práctica a constituir una sociedad para cada diferente actividad empresaria, incrementando los costos de transacción del hacer negocios.

Este criterio acaba de ser flexibilizado con el dictado de la Resolución General Número 8/2016, que modifica el artículo 67 de las llamadas Normas de la IGJ (Resolución General Número 7/2015, las Norma).

En su actual redacción las Normas establecen:

“Objeto Social.

Artículo 67.- El objeto social debe ser expuesto en forma precisa y determinada mediante la descripción concreta y específica de las actividades que contribuirán a su consecución, y que la entidad efectivamente se propone realizar”.

Del CCCN, LGS y Normas, la exigencia legal sobre el objeto social es solo que sea preciso y determinado, pero ninguna disposición impide que sea plural, salvo que así sea requerido por alguna legislación especial regulatoria de cierta actividad.

La exigencia de la precisión y determinación del objeto social lleva sí a que el mismo no pueda ser definido de manera general (como, por ejemplo, lo sería si solo se dijera que la sociedad puede realizar actividades comerciales, industriales, de servicios, etc.), ni tampoco de forma indeterminada. En la definición del objeto social pueden incluirse una o más actividades principales, conexas o no, y una multiplicidad también de actividades secundarias complementarias de las mismas.

La sociedad tiene plena capacidad para el cumplimiento de su objeto social, por lo que no es necesario enumerar los actos jurídicos que puede realizar; por el contrario, la sociedad no tiene restricción alguna para celebrar todos los actos jurídicos que hagan al cumplimiento de su objeto social.

En conclusión: en el ámbito de la jurisdicción nacional a cargo de la IGJ, el Registro Público no podrá en lo sucesivo observar nuevas sociedades cuyo social sea múltiple, ni reformas de contratos y estatutos sociales que establezcan el objeto social de manera plural.

Mario Eduardo Castro Sammartino

Nuestras publicaciones expresan exclusivamente la opinión de su autor y no constituyen consejo ni opinión legal sobre caso alguno. De necesitarlo debe consultar con su abogado de confianza o puede contactarnos a su conveniencia. Si le ha gustado, por favor, compártalo.

 

Artículos recientes en el Blog Legal

Donaciones como anticipo de herencia: la pérdida del valor del bien por las disposiciones del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación

Las donaciones como anticipo de herencia han sido una practica común para evitar el proceso sucesorio del donante propietario de los bienes, sobre todo en relación a inmuebles.
Sin embargo, las modificaciones introducidas por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (el CCCN) han provocado que los bienes donados queden virtualmente fuera del comercio por un plazo de diez años como seguidamente se explicará.

leer más

El WhatsApp como prueba para el derecho: un reciente fallo reconoce su valor. El WhatsApp en el trabajo, su creciente utilización

Los servicios de comunicación instantánea son una realidad de creciente utilización en todos los ordenes de la vida diaria, sea personal, familiar, empresaria o comunitaria, realidad que está empezando a ser reconocida judicialmente. Así, el WhatsApp como prueba para el derecho ha recibido acogida por la doctrina judicial en un reciente fallo, dictado con fecha 1 de junio de 2017, por la Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, de Paz y Tributario de Mendoza, en los autos A. Nº 253.184/52.190 – “Llopart Ricardo José c/Lombardich, Luis y Ot. p/ Cob. de Pesos”.

leer más

La reglamentación de las SAS: normas de la IGJ y la AFIP

La reglamentación de las SAS: normas de la IGJ y la AFIP
En la jurisdicción de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las Sociedades por Acciones Simplificadas (o SAS) han sido reglamentadas por la Inspección General de Justicia (o IGJ) mediante la Resolución General Nº 6/2017 – y sus Anexos A, A1, A2 y A3 – publicada en el Boletín Oficial del 27 de julio de 2017. Seguidamente, la misma IGJ conjuntamente con la Administración Federal de Ingresos Públicos (o AFIP) dictaron la Resolución Conjunta General Nº 4098-E/2017 (Boletín Oficial del 28 de julio de 2017). Nos referiremos a ambas resoluciones como la Reglamentación de las SAS.

leer más

Disolución por mutuo acuerdo: su validez a la luz de un reciente fallo que interpreta correctamente la cuestión

Disolución por mutuo acuerdo: su validez a la luz de un reciente fallo que interpreta correctamente la cuestión
Sea a iniciativa de la empresa o del trabajador, es común que las partes del contrato de trabajo busquen en muchas ocasiones ponerle fin sin llegar a un conflicto, y que dicha finalización se formalice mediante escritura pública como una disolución por mutuo acuerdo (Ley de Contrato de Trabajo, artículo 241), acompañada usualmente con una gratificación por cese de la relación. Mientras no existan vicios de la voluntad del trabajador en terminar el contrato de trabajo de esa forma, dichos acuerdos son válidos como correctamente lo ha interpretado un reciente pronunciamiento.

leer más

Gratificación laboral: ¿puede compensarse con futuros reclamos del trabajador?

Es frecuente que las empresas, por distintos motivos, otorguen una gratificación laboral voluntaria y extraordinaria cuando un empleado finaliza su relación de trabajo. En la práctica observamos que esta gratificación laboral puede concretarse, por ejemplo, mediante un simple concepto agregado en la liquidación final ante una renuncia del trabajador o a través de un acuerdo mutuo de disolución de la relación formalizado privadamente u otorgado ante escribano público.

leer más
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page