La empresa familiar en Argentina. El protocolo de familia, los pactos de herencia, la sucesión y otras cuestiones legales

La empresa familiar en Argentina, como en el resto del mundo, ocupa un lugar preponderante en la sociedad y en la economía. Sin entrar en las numerosas estadísticas existentes al respecto, ni en definiciones sobre la empresa familiar, resulta un dato indiscutible de la realidad: la mayoría de las empresas son de propiedad de un conjunto de personas unidas por lazos conyugales y/o de parentesco, alguna de las cuales se involucran además en su gestión y/o trabajan bajo relación de dependencia de su titular. Y este dato de la realidad no es caprichoso, dado que las empresas familiares tienen enormes ventajas (agilidad, flexibilidad, compromiso, empatía interna y con sus clientes, etc,.), como así también en su propia esencia se encierran los peligros que amenazan su subsistencia. La sensibilidad de los vínculos entre las personas que las integran, como las distintas vicisitudes que acontecen a sus miembros (matrimonios, nacimientos, divorcios, fallecimientos, incapacidades, etc.), hacen que las empresas familiares se encuentren más comprometidas que aquellas que solo se basan en una acumulación de capitales. Es por ello que un adecuado diseño jurídico de muchas de las cuestiones de la empresas familiares es vital para el mantenimiento de su valor y su transmisión.

No existe una regulación legal específica para la empresa familiar en Argentina, como tampoco para las sociedades cuando la empresa familiar se organiza jurídicamente a través de un tipo societario. Su realidad está abarcada por una serie de normas dispersas, existentes en el Código Civil y Comercial de la Nación y sus normas complementarias, en legislación laboral, etc.

La problemática legal de la empresa familiar en la Argentina incluye una multiplicidad de cuestiones, como ser:

– los protocolos de familia y convenios de socios, como contratos con eficacia legal;

– la organización de la empresa familiar a través de una sociedad y el diseño del contrato social, estatuto o instrumento constitutivo;

– las restricciones a la transferencia de acciones y otras participaciones societarias a terceros, incluso por fallecimiento;

– la elección del régimen patrimonial de los integrantes de la familia que contraigan matrimonio;

– las donaciones como anticipo de herencia;

– los pactos sobre herencia futura, que pueden recaer sobre una organización productiva o participaciones societarias en cualquier tipo de sociedad, para conservar la unidad de gestión empresaria y/o prevenir o solucionar conflictos;

– la posibilidad de imponer la indivisión forzosa de ciertos bienes hereditarios;

– las disposiciones de última voluntad (testamentos, legados), y la mejora por testamento de alguno de los herederos;

– el derecho del cónyuge sobreviniente o el heredero que hubiera participado en la formación de un establecimiento empresario, de pedir la atribución preferencial del mismo a su porción hereditaria en la sucesión; y

– los mecanismos de solución de conflictos, previos (mediaciones) o alternativos a la vía judicial (arbitrajes).

La organización, conservación y sucesión de la empresa familiar en la Argentina puede entonces plasmarse en distintos instrumentos legales: el protocolo familiar – como acuerdo de voluntades moral y legal y marco general de la empresa familiar –, la forma jurídica elegida para organizar y gestionar la empresa familiar, los convenios de socios, los pactos de herencia, los fideicomisos de administración, las donaciones[1], los testamentos y disposiciones de última voluntad, el régimen patrimonial del matrimonio que se escoja, etc.

Finalmente y en cuanto a la forma jurídica de organización y gestión de la empresa familiar en la Argentina, la novísima sociedad por acciones simplificada[2], por su gran flexibilidad y posibilidad de las partes de diseñar su estructura y funcionamiento, será seguramente el vehículo preferido en lo sucesivo.

En definitiva, la cuidadosa elección y uso de las herramientas legales disponibles resultará trascendental, no solo para el éxito de la gestión de la empresa, sino también para el mantenimiento de su valor al momento de transferirse la misma a las sucesivas generaciones.

Para información adicional sobre algunas de las cuestiones de este comentario, o cualesquiera otras relacionadas con temas legales relativos a las personas, empresas o empresas familiares, por favor, suscríbase a nuestro Blog Legal o contáctenos a su conveniencia.

[1] Con relación a las donaciones como anticipo de herencia, nos remitimos a nuestro comentario en http://cspabogados.com.ar/donaciones-como-anticipo-de-herencia/.

[2] Sobre las sociedades por acciones simplificadas, ver nuestras publicaciones en http://cspabogados.com.ar/sociedad-por-acciones-simplificada/, y en http://cspabogados.com.ar/la-reglamentacion-de-las-sas/.

Mario Eduardo Castro Sammartino

Nuestras publicaciones expresan exclusivamente la opinión de su autor y no constituyen consejo ni opinión legal sobre caso alguno. De necesitarlo debe consultar con su abogado de confianza o puede contactarnos a su conveniencia. Si le ha gustado el artículo, por favor, compártalo.

Artículos recientes en el Blog Legal

Derechos de los accionistas minoritarios en la Argentina: la necesidad de métodos de prevención y resolución de conflictos

Derechos de los accionistas minoritarios en la Argentina: la necesidad de métodos de prevención y resolución de conflictos
En la asociación para la realización de negocios, siempre deberán considerarse los derechos que la Ley General de Sociedades Nº 19.550 (o LGS) concede a los accionistas o socios minoritarios – muchos de los cuales sin requerir una tenencia mínima de participaciones sociales –

leer más

Donaciones como anticipo de herencia: la pérdida del valor del bien por las disposiciones del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación

Las donaciones como anticipo de herencia han sido una practica común para evitar el proceso sucesorio del donante propietario de los bienes, sobre todo en relación a inmuebles.
Sin embargo, las modificaciones introducidas por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (el CCCN) han provocado que los bienes donados queden virtualmente fuera del comercio por un plazo de diez años como seguidamente se explicará.

leer más

El WhatsApp como prueba para el derecho: un reciente fallo reconoce su valor. El WhatsApp en el trabajo, su creciente utilización

Los servicios de comunicación instantánea son una realidad de creciente utilización en todos los ordenes de la vida diaria, sea personal, familiar, empresaria o comunitaria, realidad que está empezando a ser reconocida judicialmente. Así, el WhatsApp como prueba para el derecho ha recibido acogida por la doctrina judicial en un reciente fallo, dictado con fecha 1 de junio de 2017, por la Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, de Paz y Tributario de Mendoza, en los autos A. Nº 253.184/52.190 – “Llopart Ricardo José c/Lombardich, Luis y Ot. p/ Cob. de Pesos”.

leer más

La reglamentación de las SAS: normas de la IGJ y la AFIP

La reglamentación de las SAS: normas de la IGJ y la AFIP
En la jurisdicción de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las Sociedades por Acciones Simplificadas (o SAS) han sido reglamentadas por la Inspección General de Justicia (o IGJ) mediante la Resolución General Nº 6/2017 – y sus Anexos A, A1, A2 y A3 – publicada en el Boletín Oficial del 27 de julio de 2017. Seguidamente, la misma IGJ conjuntamente con la Administración Federal de Ingresos Públicos (o AFIP) dictaron la Resolución Conjunta General Nº 4098-E/2017 (Boletín Oficial del 28 de julio de 2017). Nos referiremos a ambas resoluciones como la Reglamentación de las SAS.

leer más

Disolución por mutuo acuerdo: su validez a la luz de un reciente fallo que interpreta correctamente la cuestión

Disolución por mutuo acuerdo: su validez a la luz de un reciente fallo que interpreta correctamente la cuestión
Sea a iniciativa de la empresa o del trabajador, es común que las partes del contrato de trabajo busquen en muchas ocasiones ponerle fin sin llegar a un conflicto, y que dicha finalización se formalice mediante escritura pública como una disolución por mutuo acuerdo (Ley de Contrato de Trabajo, artículo 241), acompañada usualmente con una gratificación por cese de la relación. Mientras no existan vicios de la voluntad del trabajador en terminar el contrato de trabajo de esa forma, dichos acuerdos son válidos como correctamente lo ha interpretado un reciente pronunciamiento.

leer más
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page